sábado, 25 de diciembre de 2010

Lo que me trajo Papá Noel: ¡¡Detective Comics Box Set!!


¡Santos regalos navideños, Batman! ¿De qué se trata esto? Esto, mi querido Robin, es la penúltima adición a la colección de figuras de acción (cuánta cacofonía) de Nixon Atómico: un nuevo box set de Batman (con este ya tengo cinco). Su nombre científico es Detective Comics Box Set y se llama así porque recrea la mitología de Caballero Oscuro en la Era de Plata (Silver Age) de los cómics, aquella que se dio desde finales de los 50 hasta mediados de los 70. Valga el siguiente tráiler, de observación obligatoria, para ejemplificar.



Como se aprecia, viendo esta serie crecimos muchos de los nacidos a inicios de los 80: Las nuevas aventuras de Batman. No puedo definir bien las características de la Edad de Plata, pero si me preguntan diría que los superhéroes, sobre todo los de DC Comics, se guiaban por patrones éticos, demasiado éticos, tanto que para un lector actual resultan un tanto ingenuos: la serie de Superamigos de Hanna-Barbera, además de la ya expuesta en el tráiler, sería un buen ejemplo de ella. Jamás moría nadie, todos reían al final del episodio, el paisaje de fondo se repetía una y otra vez hasta el infinito... Creo que ya me entienden.

Clic para agrandar las imágenes.

La caja vacía: nada sorprendente.

Este box set es de DC Direct, la filial que maneja los juguetes de DC Comics, y viene con cuatro figuras y un cómic: Batman, Robin, Batichica (Batgirl), El Acertijo (The Riddler) y Bat-Mite. El cómic, de 64 páginas, tiene cuatro historias protagonizadas por los ya mencionados: "The Riddler's Prison-Puzzle Problem", "Tall, Dark, Handsome - and Missing", "Hunt for the Helpless Hostage" y "The Invader from Hell" (donde Batichica besa a Robin y éste sale corriendo como niño asustado).

64 páginas a full color.

Batman
Este Caballero no tan oscuro viene en su clásica presentación de traje azul con gris, la misma que todos conocimos y amamos antes de que Tim Burton masificara su imagen negra en el filme de 1989. Tiene casi 16 centímetros de altura, 11 puntos de articulación (cabeza, brazos, codos, piernas, rodillas y tobillos) y su base para pararlo (todos la tienen).


Si hay un detalle que debe agradecerse, y que le da varios puntos a este box set, es el peculiar juego de sombras que siempre me llamó la atención desde niño: pensaba que el traje era gris y azul con negro, pero luego descubrí que el negro no era parte de los colores del traje, sino que era simplemente el efecto de las sombras, ¡incluso en los días más soleados! El color negro absorbe, a base de pequeñas rayas, el color azul de la máscara, el calzoncillo (qué fea palabra) y la capa. Otro buen detalle es el baticinturón: no es parte del cuerpo principal de la figura, sino que es un accesorio adicional que no se puede sacar (ni ganas me dan), además de que es gigantesco: ocupa casi todo el abdomen, como sucedía en la Edad de Plata.


Robin
Como respeto hacia su mentor, el Chico Maravilla mide casi un centímetro menos que Batman, detalle que se agradece, pues no me entra en la cabeza que Robin sea más alto que el Amo de la Noche, como suele suceder extrañamente cuando se transforma en Nightwing.


Robin tiene su clásico uniforme rojo y verde con capa amarilla. Como Batman, tiene también 11 puntos de articulación, pero con diferente distribución: tiene dos por cada hombro, lo que le permite hacer movimientos circulares con los brazos; no tiene articulaciones en los tobillos; lo mejor: su cabeza puede moverese de arriba para abajo y en crículos, lo que le da mucha más capacidad para posar para las fotos. Su capa está hecha de una suerte de plástico suave para imitar la elasticidad, como el hule, lo que siempre se agradece (DC Direct usa este material en las capas, abrigos y otros elementos especiales de sus figuras).


El Acertijo (The Riddler)
Debo reconocer que poseer sobre todo esta figura es lo que más me llamó la atención de este box set, pues casi todos los villanos que poseo dfe Batman son Joker (sí tengo un par de Two-Face), pero a El Acertijo no lo tenía (por lo general, la tónica de mi colección es poseer al menos una figura de cada personaje, aunque sí me repito y con gusto). El Acertijo mide un poco menos que Batman pero un poco más que Robin, como para indicar a quién puede y a quién no pisar al poncho.


Como no podía ser de otra manera, El Acertijo tiene su clásico uniforme en green espándex, la clase de material que todo supervillano que se precie de serlo debería evitar; sin embargo, tiene su encanto: varios signos de interrogación por todo el cuerpo disimulan sus vergüenzas; aunque debo admitir que me gusta más el traje que usa, por ejemplo, en The Long Halloween: es más sobrio, elegante y tiene sombrero. Tiene los mismos 11 puntos de articulación de Robin y es la única figura de este box set que viene con un accesorio: su bastón dorado con mango en forma de interrogación que, por cierto, dicho sea de paso, no puede sostener, pues su mano izquierda es un puño cerrado y la derecha está muy abierta, por lo que hay que conformarse con arrimar el bastón a la mano.


Batichica (Batgril)
Como suele suceder con las figuras femeninas en un mundo que tradicionalmente es de hombres, esta es mi figura menos preferida del box set, lo que no quita que tenga sus encantos. Mide 15 centímetros de altura, es más pequeña que cualquiera de los tres hombres reseñados arriba. Nueve puntos de articulación. Viste su tradicional traje negro, amarillo y azul; en la máscara y la capa azules tiene el mismo efecto de sombras de Batman.


Lo mejor de esta figura es el cabello ondulado que se escapa por la parte trasera de la máscara: se dieron el trabajo de pintar de negro los rizos cafés. Como no podía ser de otra manera, en el cinturón lleva una suerte de cartera roja (sí, así como lo leyó: una cartera roja) donde guarda (supongo) sus cosméticos; además, calza un par de tacos dignos de una supermodelo (¡¿quién carajo sale a combatir el crimen en tacos?!) Decídete, Batichica: sales a patear el trasero de Poison Ivy o a buscar marido. Un detalle que no me gusta de esta figura es que tiene las piernas arqueadas, como si hubiese montado a caballo todo el día o a Robin.

Además, está figura adolece del mismo mal que adolece la gran mayoría de figuras de DC Direct (aprovecho este momento para levantar mi protesta a los señores de DC Direct, espero que me oigan y hagan las correciones del caso): sus figuras suelen tener la pierna derecha ligeramente más larga que la izquierda, lo que ocasiona incomodidad al momento de pararlas y/0 posarlas, además de que las bases solo tienen un punto de anclaje, lo que las desestabiliza. Vamos, señores de DC Direct, a poner cartas en el asunto.



Ahora les presento, para citar al Nobel Vargas Llosa, al idiota de la familia:

Bat-Mite

No sé si lo recuerden: este engendro salía en Las nuevas aventuras de Batman de 1977. Se supone que Bat-Mite es un extraterrestre que idolatra a Batman, de ahí que se vista como él, que viene la Tierra, pues, para idolatrar a Batman. Tiene poderes mágicos (!!) que usa para ayudar al dúo dinámico, pero la mayoría de las veces los usa para complicarles la vida: sí, tal como lo leen: cuando una aventura era muy fácil, Bat-Imbécil-Mite lo complicaba todo para ver a Batman en acción.


Tiene 5,4 centímetros de altura, cinco puntos de articulación, usa el mismo traje de Batman pero versión XXS con extensión en la barriga (con el mismo efecto de sombras en la máscara) y... ¡a quién le importa! Bat-Mite es un imbécil, de la clase de imbéciles que proliferaron en los 70 y 80, esa suerte de sidekicks que ni siquiera llegaban a la categoría de sidekicks por su idiotez: era típico que al final de un episodio terminaran rompiendo un florero, cayeran al suelo, se rascaran la cabeza y miraran a la cámara con cara de estúpidos mientras todos se reían y fade in black. ¡Puag! Puedo recordar algunos de la misma calaña de Bat-Mite: el Gazoo de Pedro Picapiedra, el Snarf de Leon-O, el Orko de He-man. Mención especial para Scooby-Doo, aunque el show llevara su nombre.


Bueno, habrán notado por la extensión de este post que me encanta sobre lo que hablo, sobre todo me encanta cuando se tratan de los box sets de Batman: esto fue Detective Comics Box Set. Pero no se vayan de Nixon Atómico sin ver los otros dos box sets de Batman que tengo: The Long Halloween y Legends Of The Dark Knight. Muy pronto reseñaré los box sets de The Killing Joke y The Dark Knight Returns, pero antes les dejo una fotografía de un personaje del mundo de Batman que reseñaré a inicios de enero (si el shipping demuestra ser eficiente, si mi amiga regresa rápido de los Estados Unidos), que estoy ansioso de tener ya en mis manos.

¿Pueden adivinar de quién se trata?

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Carrera de muñecos de cuerda



Una carrera entre tres muñecos de cuerda: Wolverine de las películas de X-Men, un robot de hojalata (de los de la vieja escuela) y un gorila que corre en círculos. ¿Quién ganará? Extrañamente, esta figura de Wolverine de ToyBiz recrea el rostro de Hugh Jackman con más fidelidad que ningún otro muñeco que haya salido en al mercado: al parecer la cara de Jackman es muy difícil de imitar.

martes, 21 de diciembre de 2010

Bestia hecho bestia

Clic en la imagen para agrandarla.

He aquí Bestia (Beast) de los X-Men: el intelectual divertido, el científico llamado Hank Phillip McCoy, experto en citas y golpes, uno de los hombres originales de Xavier. Parece una variación entre su versión de las serie televisiva de los 90 y un cierto aire del Astonishing de Joss Whedon (un cierto aire que no puedo precisar).


No recuerdo cuánto me costó ni dónde lo compré, solo sé que no fue mucho lo que desembolsé por él: es esa clase de figuras hechas casi en un solo molde de plástico, de las que se ponen de adorno en el escritorio, nada del otro mundo, aunque es bastante bonita.


Por lo simple que es, apenas tiene dos puntos de articulación: en los brazos; el resto es tan rígido como su moral. Entre sus detalles se destacan los pelos, la inmensa cantidad de pelos que aparecen "tallados" a lo largo del cuerpo; y para ser una figurita de esta clase, está bastante bien pintada, sobre todo el cabello, la cara y las uñas. El fabricante es la desaparecida compañía ToyBiz, juguete fechado en 2006.

Ojo, chicas: Bestia es hombre de pelo en pecho.

viernes, 17 de diciembre de 2010

El futuro Nobel de la Paz: ¡¡Charles Xavier!! (sí, el de los X-Men de la serie animada de 1993)

No me envidies: así de grandioso soy.

Me di cuenta de que en Nixon Atómico, DC Comics y otras figuras han tenido mucho protagonismo, mientras que mis figuras de Marvel se han quedado rezadagas, como esperando la oportunidad propicia, a pesar de que prefiero a Marvel que a DC (aunque Batman es lo mejor que hay y hoy visto una camiseta de Superman); así que es tiempo de Marvel, y que mejor manera de hacerlo que con el líder de los X-Men, aquel visionario que apacigua las fricciones humano-mutantes, el futuro Nobel de la Paz: ¡Charles Xavier! (aplausos, aplausos, los hombres chiflan, las mujeres se desmayan).

No, no soy Moby, ¿acaso no ves que me faltan los lentes?



Como se ve en las fotografías anteriores, este Charles Xavier que embellece mi colección viene directamente de su versión animada de 1993, aquella serie de televisión que cambió el panorama para los superhéroes en los 90, que transmitía Fox Kids y que era muy ambiciosa gráficamente (aunque da un poco de risa si se la ve con ojos actuales). La figura fue fabricada en 1993 por la hoy desaparecida ToyBiz, compañía que ya tiene experiencia trabajando con Marvel: ellos han sido los responsables elevar a la figuras de acción al parnaso de los coleccionistas con su serie Marvel Legends, pero también son los repsonsables de esas horribles figuras que aparecieron a propósito de las películas de X-Men.

Ah, mi eterna cobija café sobre mis piernas: nadie sabe que ahí es donde escondo el whisky.


Espaldar reclinable: no lo creo.

Es el mutante más poderoso que existe y sin embargo no abusa de de sus poderes para que exista la paz entre mutantes y humanos, para que sus enemigos lo dejen en paz o, simplemente, para volver a caminar. ¡Qué ejemplo! Apuesto que de haber vivido lo suficiente, Gandhi habría hecho una alianza con Xavier hasta que les quitaran todos los pasaportes a los ingleses residentes en la India.

Por atrás y por debajo: nada sorprendente.


Así debió lucir en su caja de ToyBiz (compañía absorbida por Hasbro).

Esta figura, que no pasa de los 10 centímetros de altura, tiene cinco punto de articulación: codos, hombros y cabeza. ¿Que por qué no tiene puntos de articulación en la piernas? ¡Idiota! ¡Charles Xavier es paralítico!, un poco más de respeto por favor. Aparte de ellos, tiene dos paneles a la altura de las manos, cuyas compuertas se abren para revelar los mandos de su ¿silla de ruedas?, ¿máquina voladora?, bueno, una mezcla de los dos. Insisto: más respeto por favor.

Aquí es donde guardo mi carné del Conadis.

Llegó a mí hace algunos años ya: era de mi primo, él lo dejó botado por ahí, inclemente ante el sol y el peso de los demás juguetes olvidados. Yo lo vi y le ofrecí un precio que no sobrepasó los 10 dólares, si mal no recuerdo. Él accedió y me hice con esta figura que siempre me gustó, después de todo Charles Xavier es mi X-Men favorito, seguido por Wolverine (pronto mostraré mi colección de Wolverines) con 0,1 puntos por debajo del Profesor X.

Say hello to my little friend!


Sí, lo admitimos: ¡¡Lex Luthor y yo somos hermanos!! No se lo digan a Kal-El, por favor.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

R.I.P. En memoria de los caídos 2: el fallido y lamentable caso Chrome Dome

Señor, ¿me regala unas monedas?

No es necesario que se asuste demasiado por la pinta que tiene la imagen predecesora, aunque tal vez sí. Se trata de Chrome Dome, un enemigo de las Tortugas Ninja: un robot construido por Destructor para supervisara el trabajo de los soldados Foot. No tiene cara de jirafa: este efecto se debe a que este muñeco pertenece a la serie de los caídos en el frente de batalla: aquellos juguetes que no sobrevivieron el paso del tiempo. En la siguiente fotografía, tomada de la gente de Dork Dimension, podrá notar cómo relamente era.


Un gran cambio, ¿verdad? Se preguntará que fue lo que pasó. Este muñeco llegó a mi vida por mi hermano: a él se lo cambiaron por alguna otra figura y... no sobrevivió a sus malos tratos. Muchos años después pude salvarlo, al menos lo que quedaba de él: había perdido la cabeza, la mano derecha y todos los accesorios, excepto el cinturón. Así se quedó muchos años más, enclaustrado en algún baúl de juguetes.


Lo rescaté por nostalgia. Y como vi que no tenía ningún arreglo, al menos decidí darle algo de dignidad (aunque creo que más digna hubiese sido la muerte en el basurero): encontré la cabeza de una jirafa que aparentemente perteneció a un adorno de mesa y se lo pegué sin sutileza; la manota amrarilla es uno de los accesorios de un Daredevil (que algún día reseñaré) que tengo, se la pegué igual. El cinturón azul es original de Chrome Dome.


Jamás le tuve simpatía a esta figura de Playmates, pues jamás me había encontrado con una tan difícil de poner en posición vertical (léase: poner de pie). Cuando veo a Chrome Dome en la cima de mi escritorio, junto al barco de vikingos que vino en el box set junto con la ballena que usé para hacer mi Moby Dick, me convence cada vez más la eutanasia.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Infinita tristeza...

¡Estoy tan solo!

Esta entrada de Nixon Atómico trata sobre esas compras impulsivas, esas que no se pueden evitar y amenazan con dejarte sin dinero si es que no sabes controlarte a tiempo. Cierto día caminaba por la ciudad con mi novia y, para variar, decidí entrar en un supermercardo de saldos (sí, el mismo supermercado donde compré la ballena para hacer mi Moby Dick Action Figure), donde escarbamos entre los juguetes a mitad precio. Ahí encontramos este par de muñecos rechazados por el mercado y que nos parecieron adorables.

Vista delantera y posterior (ojo a la segunda cara del muñeco de la izquierda).

Pertenecen a una serie televisiva que nunca me llamó la atención en lo más mínimo y jamás vi (su target, al parecer, son niñas) llamada Atomic Betty. Mi novia, sabiamente, escogió el robot (que era la figura más bonita, pues era la única), cuyo nombre es X-5 (creo que hay un Mazda que se llama así, ¡qué original!), y yo me quedé con Minimus P. U., esa suerte de gatito de cara regañada. Ninguno pasó de los seis dólares. Lo mejor de todo es que son fabricados por Playmates.


Minumis P. U. tiene apenas tres puntos de articulación (¡quién demanda más de esta clase de juguetes!, yo no) y usa su cola para equilibrarse, pues su pesada cabeza tiende a irse hacia adelante. Su punto fuerte es la cabeza: tiene dos caras: un rostro denota una infinita tristeza y el segundo, rabia. Viene con una pequeña pistola.

¡Me cabrea estar tan solo! ¡Acabaré con todos!

Por su parte, X-5 es un robot muy simpático: tiene tres circunferencias en la base que usa a modo de piernas ("rueditas" que sí giran); tiene una compuerta en el tronco, que se abre, donde se puede guardar el pequeño librito con el que viene (por la portada, supongo que es el manual de uso); por último, incluye una suerte de gafas robóticas que lo hacen ver muy cool (o al menos eso es lo que él cree).

También puedo almacenar comida y enfriar cerveza.

Hello, ladies!

Ah, esas compras impulsivas. De vez en cuando se encuentran cosas buenas, como sucedió con el Toilet Taxi de las Tortugas Ninja, que puede verse aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...