lunes, 24 de enero de 2011

El Rey Rata, de las Tortugas Ninja. Véalo solo aquí en High Definition

Aun con ratas encima, no dejo de posar como modelo de CK.

Si hacen memoria, es posible que recuerden a este personaje de la serie ochentera de las Tortugas Ninja: el Rey Rata o Rat King. Era una suerte de, ¿como decirlo?, villano en la serie, aunque muchas veces ayudaba a las tortugas en su lucha contra Destructor y Krang; en otras ocasiones era malo, malísimo. Podría decirse que, como Harvey Dent, el rey Rata es un héroe trágico. Es una suerte de vagabundo que vive en las cloacas de Nueva York (casi vecino de las tortugas) y, cual Flautista de Hamelin, controla y dirige a hordas de ratas como medio de ataque y defensa.

Con armas y accesorios, por delante y por detrás.

Sin armas ni accesorios, por delante y por detrás.

La figura en cuestión es, cómo no, de Playmates y data de 1989: de la segunda tanda de la primer oleada de figuras. Siempre quise tener esta figura: recuerdo que la veía, toda hermosa, en su caja colgada detrás de un escaparte ilunimado, junto a otras figuras empaquetadas, brillantes e inaccesibles para mí (en ese tiempo no me atrevía a pedirle a mi padre que me las comprara, pues creía que éramos pobres). Si mal no recuerdo, el local se llamaba Almacenes El Globo y quedaba en la calle Venezuela, en el centro histórico de Quito. ¿Y cómo es que la tengo ahora? Ebay es lo máximo.

Rey Rata en la serie de TV.

Como se aprecia en las fotografía, la figura de Playmates está llena de detalles, más aun que los que tenía en la serie de TV, lo que constituye uno de los puntos fuertes de Playmates: nunca se conformaron con traspasar el dibujo al muñeco, sino que fueron más allá y los mejoraron. Si se fija en la foto anterior, el Rey Rata de la serie es muy limpio para ser un hombre que vive en las alcantarillas y convive con ratas. Playmates corrigió eso a través de múltiples detalles.

Una rata en el hombro y otra en la espalda (sin pintar, lástima).

Un hueso misterioso en su brazo izquierdo.

Arañas suben por la pierna derecha. Se puede distinguir la textura de su andrajosa ropa.

Para empezar, el rostro de la figura es feo, pero feo en el sentido ésa-es-la-cara-de-alguien-que-vive-en-las-cloacas y no de la clase qué-fea-cara-creo-que-está-mal-esculpido. Tiene múltiples insectos y roedores alrededor del cuerpo que sí están pintados (se sorprenderían al saber cuántos fabricantes, para ahorrar costos, dejan los detalles pequeños sin pintar). Viste ropa andrajosa, remendada, como digno hijo de la noche y la pobreza.

Calvicie forzada, dientes chuecos, contornos desfigurados.
Y para rematar, un insecto se sube por la frente.


Una gran rata baja por su pierna izquierda.

Uno de los mejores detalles: la rata en el brazo derecho. Ojo con los remiendos de la ropa.

Este fue uno de mis regalos de Navidad 2010 (el otro fue el Dr. Hugo Strange). Cuando lo tuve por primera vez en mis manos (lo que cerró un capítulo inconcluso de mi infancia), noté que era la única figura de las tortugas de Playmates (al menos de las que yo tengo, de seguro hay otras) que tiene articulación en la cintura. Me alegró y agradecí el detalle, pero un análisis más subjetivo me reveló que ¡el Rey Rata tiene menos puntos de articulación que otras figuras! Todas, por lo general, tienen un promedio de siete, Rey Rata tiene seis: no mueve codos ni muñecas (por las ratas), pero compensa con la cintura.

Un gancho conforma de dos ratas (ojo a los peinados mohicanos) para trepar.
Al final de las colas hay un agujero para poner una soga o piola.

Un arco para disparar flechas-rata. La rata blanca se desprende, pero no se lanza.

Un gato aplastado en la carretera a modo de hebilla.

El cinturón tiene muchos detalles: trampas para ratón, queso, cuchillos, etc.

Viene con tres accesorios: un gancho, un arco y un cinturón, todos siguen el esquema "ratesco" del personaje. Como ya dije, lo compré en Ebay a un precio bastante razonable (aun con el cargo del shipping), sobre todo porque está en buen estado (he visto figuras dañadas que se venden más caro) y, además, porque el vendedor tuvo el buen detalle de enviarme el típico retrato que salía en la parte trasera de la caja, que contiene los datos vitales, como se ve a continuación.

Clip and collect.

Esta foto bien podría servir de wallpaper.

Las fotografías, que tan bien recrean los detalles del Rey Rata, fueron tomadas por Jaime Villacís, quien ya ha fotografiado a otras figuras de Nixon Atómico y que, por cierto, ya debería subir a mi casa a hacer otras fotografías.

lunes, 17 de enero de 2011

Rasputín: McFarlane Toys se vuelca a los asesinos en serie y los exacerba

El rostro de la locura.

Cuando las figuras de acción empezaron a popularizarse y masificarse, McFarlane Toys era sinónimo de calidad. Aún lo es, por supuesto. Al menos para mí fue la compañía que empezó a sacar al mercado figuras diferentes, dedicadas a un público más adulto, a uno que sí podía costeárselas, con los cómics y las figuras de Spawn como tarjeta de presentación. Luego vinieron las figuras basadas en personajes canónicos de películas... y así continúan hasta hoy.

El set completo por delante y por detrás.

En 2004 apareció la tercera serie de sus monstruos titulada 6 Faces of Madness, compuesta por seis figuras de acción basadas en personajes reales que no se destacaron por dar la otra mejilla o ayudar al prójimo con ahínco, sino por la estela de sangre que baña sus macabras posteridades. Basta nombrar las figuras que componen la colección para darse cuenta: Atila el Huno (el azote de Dios), Elizabeth Bathory (esta mujer sí que da escalofríos), Vlad el Empalador (sí, el hombre en el que se basa el mito de Drácula), Jack el Destripador (el primer asesino en serie mediático), Rasputín (en hipnotizador de los zares) y Billy the Kid (el vaquero forajido). Por cierto, McFarlane sacó un paquete de accesorios para las seis fiuras. Aquí el tráiler que McFarlane sacó para promocionar la serie:



Las seis figuras de la colección.

Los accesorios extra para las seis figuras.

La figura en cuestión que aparece en la colección de Nixon Atómico es Rasputín: fue un iletrado campesino de Siberia que practicó un misticismo religioso digno de charlatanes, por lo que se le apodó Monje Loco; cuando curó al hijo del zar Nicolás II, este lo nombró su médico personal. Cuenta la leyenda que gracias a sus poderes hipnóticos controlaba al zar, ergo, controlaba sus decisiones que repercutían en el malestar del pueblo ruso. Se dice que tuvo que ser apaleado, envenenado, castrado, baleado y ahogado para morir... Ah, cierto: también es enemigo de Hellboy.

Así luce su espalda por los ganchos clavados en la piel. Los detalles son de lo mejor.

Rasputín, para alcanzar un aire macabro, viene con una suerte de laboratorio lleno de ampollas, tubos de ensayo y recipientes con pócimas; está suspendido de la piel de la espalda para exacerbar su sadomasoquismo (no hay registro de esto). Los detalles de esta figura son tan buenos que no seré yo quien los describa, sino que dejaré que las fotos hablen por sí mismas, más aún cuando hay fots tan buenas, cortesía directa de mi buen amigo Jaime Villacís, asiduo fan de Nixon Atómico. Disfruten y hagan clic en las imágenes para verlas más grandes.

Aun colgado no deja de mezclar pócimas.

Los pies tiene algo de los de Cristo.

Las correas de su chaleco.

Un doblez en el cinturón y un bolsillo.

El laboratorio tiene varios frascos y pócimas, todo en un estado deplorable.

Tubos de ensayo y ampollas con extraños brebajes.

Un mortero para machacar compuestos químicos.

Una rata visita el laboratorio (el set trae varias ratas, unas muertas otras vivas,
para colocarlas donde quiera, incluso sobre el mismo Rasputín).


La madera vieja y la cuerda alrededor de ella: un detalle superlativo.

Una lámpara ¿mágica?

Pinchos en la base del laboratorio.

Después de Rasputín tuve ganas de comprar a Jack el Destripador y Elizabeth Bathory, pero por alguna razón no pude, seguramente fue falta de dinero. Por último, ¿saben quién fue la Bathory? Su historia da miedo y, hasta cierto punto, fascina por la retorcida mente que tuvo. Aquí un video corto sobre su vida, obra y gracia, que no tiene desperdicio. ¡Véanlo ya!


viernes, 14 de enero de 2011

La historia de Batman, el documental


Sirva esta fotografía de Batman de pretexto para lo que tengo que decir: ayer estaba vagando por Youtube, viendo las cosas que siempre suelo ver (así de predecible soy), y me encontré con este documental que cuenta la historia del Caballero Oscuro: desde la creación de un tímido joven llamado Bob Kane en 1939, hasta el hito que supuso en la televisión Batman: La serie animada de 1992. El documental es muy bueno, sobre todo porque tiene opiniones de Frank Miller, Mike Mignola, Stan Lee, Jeph Loeb, Kevin Smith, del propio Bob Kane e incluso de su esposa; es decir, los más duros de los duros. Está dividido en cuatro partes, cada una dura unos 10 minutos. Está en inglés. ¡Que lo disfruten!








martes, 11 de enero de 2011

Nixon Atómico es miembro honorario de un grupo de coleccionistas en Rosario


El otro día estaba buscando blogs sobre figuras de acción y encontré muchas cosas interesantes, una de ellas fue un grupo de coleccionistas asentados en Rosario, Argentina, llamado (obviamente) Asociación de Coleccionistas de Figuras de Rosario. Les dejé un par de comentarios laudatorios por la iniciativa y les recomendé mi blog. Al siguiente día, después de que ojear mi blog, me preguntaron si quería ser miembro honorario del grupo, dada la distancia de Quito a Rosario, y yo respondí que sí.



Me hicieron miembro honorario y me dedican unas pequeñas palabras en su blog y recomiendan a Nixon Atómico. Usan mi foto de Detective Comic Box Set para animar su post. En la sección de miembros aparece mi apellido, despreocupado y feliz, con una S en lugar de Z. A continuación aparece el link del post que remite a mi blog, lo cual no deja de ser una paradoja autoreferencial; me recuerda a Don Quijote de la Mancha: cuando Don Quijote y Sancho, en la segunda parte de la novela, encuentran que mucha gente había leído la primera parte de la novela, por lo que son famosos y muchos quieren tomarles el pelo.

En fin. Dense una vuelta por las colecciones rosarinas, dan envidia.

lunes, 10 de enero de 2011

Pity human, take me to your leader...


No mide más de 3,5 centímetros de altura. Compré esta figurita en un mercado, a una cantidad ridícula. Cero puntos de articulación. No sé quién es: tiene un aire de Cerebro Madre, el enemigo de la saga Metroid. Extremidades infereriores tentaculadas. Cabeza como cerebro. Ojos en el bulbo raquídeo. No tiene boca. Brazos delgados y poco amenazadores. Mano derecha con una pistola láser pequeña (presumo que es láser), pues tiene un aire, además, de los villanos de Mars Attacks! de Tim Burton, y su expresión parece decir:
-Pity human, take me to your leader.
-Honorable presidente de la asamblea, ¡me opongo!
-Un combo Bic Mac, por favor.
-Yo opino... oh, para qué me molesto: nadie me escucha.
-Up there, the truth is out there.
-¿Cómo que cuál foco hay que cambiar? ¡Ese foco de ahí, carajo!
-I expect you to die, Mr. Bond.
-Le dije 'sin cebollas' mi hamburguesa, ¡qué mierda!, ¿y ahora qué hacemos? Soy alérgico a las cebollas. Yo yo le dije claramente sin cebollas, y usted dijo, claro, no hay problema, ¿algo más?, y yo le dije que no, que solo quería mi Coca Cola agrandada, y pagué y ahora me entregan esta hambuerguesa con cebollas. ¡Me solucionan porque me solucionan esto, de lo contrario tendremos problemas! ¿Calmado? ¡Estoy calmado, carajo! ¡¿La Policía!? ¡¿Y qué tiene que ver la Policía en esto!? ¡Llame usted a quién le dé la gana, igual yo tengo la razón! ¡Suéltame, suéltame, carajo, no me toques! ¡Yo solo estoy reclamando mis derechos: mi derecho a comer una hamburguesa sin cebollas cuando me dé la gana! Sí señor policía, así pasó, tal como le digo. ¡Mire cómo me puso el ojo este cajero, morado! Yo le dije que quería son cebollas y me pegó, me dio un puñetazo en el ojo, como si los de mi raza no tuviéramos suficientes problemas en mantenernos erguidos. ¿Cuarto de vigilancia? ¡Y para qué vamos a ir al cuarto de vigilancia! Ah, para ver en el video si realmente le dije sin cebollas... pues, vamos, carajo, qué estamos esperando, déjeme coger mi Coca Cola, que me dio sed, ah, sí, eso, ahí está, ahí estoy pidiendo mi combo, entonces pago y... vaya, parece que después de todo no le dije que quería mi hamburguesa sin cebollas... jeje, bueno, a veces se me pasa, lo siento, no quería desintegrar al cajero con mi rayo láser, un error lo comete cualquiera... jeje... ¡Puagg! ¡¿Qué es esto?! ¡Yo pedí una Coca Cola agrandada!

viernes, 7 de enero de 2011

No sé su nombre, pero qué bien se ve


Compré esta figura hace un año seguramente, no recuerdo la fecha, en una tienda de cómics: no pasó de los cinco euros. Me atrajo por su figura: es una especie de mujer-águila... y está desnuda. Ignoro a qué serie o de dónde aparece. Si alguien sabe, este el momento...


La cabeza está coronada por unas alas transparentes a modo de corona (qué lugar tan poco usual para unas alas, apuesto que se ve ridícula en vuelo) que desestabilizan el conjunto: es imposible pararla, ni siquiera la base que se adapta en sus garras inferiores ayuda. Tiene un punto de articulación en el brazo derecho, de seguro para cubrir sus pechos.


Si se toma en cuenta el punto más alto de las alas, mide 10,5 centímetros de altura; sin ellas, no supera los 9 centímetros. Tiene dos antenas que salen de su frente, manos como garras y plumas en la retaguardia que no permiten ver más allá de lo evidente.


Parece ser una villana de alguna serie o manga japonesa. La figura no señala el fabricante ni el año. Así que si alguien puede arrojar una pista sobre su identidad, sería bien recibida.

lunes, 3 de enero de 2011

"¡Yo soy Batman!", dijo Hugo Strange

No, no soy Batman, pero vestimos en la misma boutique.

Esta es la última y más fresca anexión a la colección de figuras de acción de Nixon Atómico: se trata de Hugo Strange. Quizás muchos no estén familiarizados con este villano de Batman, así que entérense que este fue el primer gran archivillano del Cruzado Encapotado, incluso apareció antes que el Joker, allá, en el lejano 1939, en el número 36 de Detective Comics (Batman apareció en el 27).


¿Pero quién es Hugo Strange? En sus primeras apariciones era una suerte de científico loco que creaba monstruos para que se enfrentaran a Batman; luego cayó en el olvido y, mucho tiempo después, fue sacado del baúl de los recuerdos, en los años 70, más o menos, cuando se lo convirtió en un psiquiatra respetado de Gotham y que sabía el secreto más profundo de Batman: que el héroe es en realidad Bruce Wayne.

Extractos de Strange Apparitions: Detective Comics # 471.

Pero ahí no queda la cosa: el doctor Hugo Strange suplanta la identidad de Bruce Wayne y Batman, de hecho, tiene una especie de obsesión con él: siente que el héroe es el único que está a su altura, así que lo respeta y, mientras lo hunde, protege su identidad (como puede verse en la saga Strange Apparitions, que creo es de lo mejor que hay sobre el doctor Strange). Una relación admiración-odio, justo como muchas relaciones amorosas.

Strange, de DC Direct, por delante y por detrás.

Esta suerte de remembranza sobre quién es Hugo Strange no es gratuita, tiene dos razones: la primera, para que los lectores de Nixon Atómico estén al tanto de la figura que está a punto de ser reseñada; y segundo: porque muchos rumores apuntan a que el doctor Strange será uno de los villanos de Batman en la siguiente película de Christopher Nolan, The Dark Knight Rises, que se estrenará a mediados de 2012; no en vano también se lo resusitará en Batman: Arhkam City, el videojuego de Rocksteady que es la continuación de Batman: Arkham Asylum, tal como se puede ver en el siguiente tráiler (véanlo, es increíble, sobre todo por la calidad).



En fin. El Hugo Strange aquí presente pertenece a una serie de DC Direct llamada, si no me equivoco, Batman Rogues Gallery 2, conformada además por The Joker, Two-Face y Poison Ivy, todos esculpidos según los dibujos de Brian Bolland (ojo: no olvidar este nombre). Hugo Strange, al igual que The Joker, es una escultura de Mike Locasio.

La caja por delante y atrás: ojo a la otras figuras e la colección: The Joker viene con su vestimenta playera, tal como aparece en The Killing Joke.

Strange mide 17,5 centímetros de altura, tiene 11 puntos de articulación (cada hombro tiene dos) y, como todas las figuras de DC Direct, tiene la pierna derecha más larga que la izquierda, lo que dificulta posarlo y pararlo (¡qué iras!). Pero es un figura bastante bonita. Lo mejor: el rostro de Strange: el detalle de sus dientes, la boca y las encías, ¡muy buen trabajo!; además de los ojos tras los lentes. Viene con un batiboomerang y su respectivo stand: un trozo de acera que puede conectarse a los stands de las otras figuras de la serie.

Contemplad mis dientes: jamás he ido al dentista y son perfectos.

Cinturón y boomerang.

El stand parece un trozo de acera.

Otro de los puntos fuertes de esta figura es que viene con una cabeza intercambiable: la de Batman; así que si se cansan de verle las encías a Strange, pueden decapitarlo y ponerle la cabeza del Cabellero de la Noche y hacerles creer a los incautos que tienen dos figuras de acción. Por cierto: cuando se le quita la cabeza, se puede remover la capa... Strange no queda tan mal, parece que estuviera un poco enfermo, pero se ve bien. Cierto: lo que agradezco a DC Direct es que es muy fácil intercambiar cabezas, pues suelen haber figuras que se rompen al hacerlo porque no ceden muy facilmente.

Las dos cabezas: Batman y Strange.

Sin capa. Esta semana tengo mi tercera quimioterapia.

¿Recuerdan a Brian Bolland, mentado líneas arriba? Él es un dibujante inglés de cómics, él dibujó la inmortal historia The Killing Joke, la que cuenta la génesis del Joker, escrita por el siempre-talentoso-amragado-greñudo-y-asesino-del-superhéroe-moderno Allan Moore. Pues bien, yo también tengo el box set de The Killing Joke (que aún no he reseñado, lo haré algún día), y el Batman que viene en él es prácticamente idéntico a esta figura de acción cuando se le pone la cabeza de Batman, excepto por algunas diferencias básicas: la capa es más cerrada, ciertas líneas de expresión y no tiene la la herida de ácido en el hombro izquierdo. Muy parecidas, sí señor: no creo que DC Direct se haya esforzado mucho en producir estos dos Batman.

Casi dos gotas de agua.

Atención a la herida de ácido en el brazo izquierdo:
ese es el Batman de The Killing Joke.


Así que ya lo saben: ahora hay que estar atentos con todo lo referente a Hugo Strange, que sabremos mucho de él en los próximos días. Para finalizar, les dejo con un video review sobre mi figura hecha por la gente de Toy Spot, quienes aprecen estar igual de enfermos que yo.

Cuidado, Batman: estoy detrás de ti.
Atentamente, Hugo Strange.




Para terminar a modo de bonus track, un regalo: hagan clic en la portada del cómic (Detective Comics # 471) para ir directo a una página donde podrán bajarse la saga completa de Strange Apparitions. Hace falta instalar el Comic Book Reader, que se puede bajar en Google. ¡Que lo disfruten!


Cierto, si están interesados en leer más cómics que tengan historias con Hugo Strange, aparte de las dos ya mencionadas (Detective Comics # 36 y Strange Apparitions), los siguientes son recomendables:
-Batman: Chronicles Vol 1.
-Monster Men.
-Batman: Prey.
-Batman:Terror
-Battle for the Cowl.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...