lunes, 18 de julio de 2011

Wrecker: "Tus ganas de vivir me horrorizan"

Coloso, tus ganas de vivir me horrorizan.

Hace un par de años que Hasbro tiene una línea de juguetes del universo Marvel llamada, obviamente, Marvel Universe, que se caracteriza por presentar muñecos bastante amigables, de simpática escultura, muchos puntos de articulación, accesorios y stand, incluso vienen con un pequeño sobre de manila que contiene archivos clasificados, información referencial del personaje de turno y un código para ingresar en una página web. Los que estén familiarizados con los G. I. Joe entenderán cómo son los muñecos de Marvel, pues éstos adquirieron la misma tecnología una vez que Marvel absorbió a Hasbro.

Wrecker en los cómics.

A esta oleada de jguetes pertenece la figura en cuestión: se trata de Wrecker. Para los que no sepan (yo tampoco sabía), Wrecker es enemigo de Thor. Su verdadera identidad es Dick Garthwaite, un ladrón excepcional que un día se topa con Loki, el hermano de Thor, quien le otorga poderes asgardianos dignos de los del hijo del trueno, de hecho, su barra de metal (el cliché del ladrón que se respete) tiene los mismos poderes que Mjölnir (el martillo de Thor, como quiera que se pronuncie).

Wrecker, por delante y por detrás.

La barra asgardiana.

¿Que por qué me compré esta figura si no sabía mucho de este personaje, aun cuando hay mejores figuras de la serie Marvel Universe? Por su cara, su expresión me encanta. Al verlo, uno cree que está pensando "Tus ganas de vivir me horrorizan" (frase que algún día se convertirá en el nombre oficial de mi autobiografía). Vean su rostro: la vida le apesta... y es feliz con ello.

Insisto: tus ganas de vivir me horrorizan.

Wrecker mide menos de 11 centrímetros, tiene ¡22 puntos de articulación! (espero haber contado bien), lo que es fantástico para una figurita de estas dimensiones. El guante derecho se sale, creo que me vino defectuoso. Una lástima. En fin. No creo que se la pueda definir como una figura de acción propiamente, es notorio que está destinado al mercado infantil, como todas las figuras de Hasbro de esta serie, pero se ve bastante bien como adorno en la sala de mi casa porque es muy "posable" y viene con stand, lo que facilita las cosas. Mucha gente las compra y las exhibe, como yo.

Me caes como la mierda.

Wrecker no es la única figura que tengo de las series de Mavel Universe: también tengo, como se puede ver, un Coloso, un Hulk (cuyas bellas fotografías, tomadas en estudio por un profesional, se pueden ver aquí) y, al fin, un Red Skull (pero el de la película), que serán reseñados a su debido tiempo en Nixon Atómico.

domingo, 10 de julio de 2011

Mutagen Man en su caja original: la figura de acción más bella jamás creada

Digan whisky.

Al fin, al fin lo tengo. He esperado, al menos, 20 años para tener en mis manos a esta figura de las Tortugas Ninja. Su nombre es Mutagen Man y es uno de los mejores muñecos y más originales jamás creados. En serio. No saben la alegría que me da, sobre todo porque me llegó desde el planeta ebay en su caja original, cerrada, en perfectas condiciones, caja que tal vez nunca sea abierta, aunque me muero de ganas.

Mutagen Man en su versión infantil en la serie de TV.


Comercial de 1990 con Mutagen Man, Ray Fillet,
Panda Khan y Napoelon Bonafrog.

En la serie de televisión, el cartero Seymour Gutz llega por error a la base de los malos, donde, al ser atacado por Bebop y Rocoso, cae en un tanque atiborrado de mutagen. El líquido hace que su cuerpo se descomponga. La única forma que Destructor encuentra para mantenerlo con vida es unirlo a un sistema de apoyo vital del que dependerá siempre. Lo que me parecía genial de este personaje es que el sistema de apoyo vital era una especie de cuerpo transparente que permitía ver el interior. Supongo que mi curiosidad de niño, encaminada a saber cómo funciona el mundo, hacía que me fijara en estos personajes, por eso también me gustaba ese monstruo de Inhumanoids (¿alguien se acuerda de esta serie?), cuyo torso transparente permitía ver qué cómo caían en el estómago las personas que se tragaba.

Inhumanoids: se abrían las costillas y se veía al hombre tragado al bajar.
Asqueroso y apasionante.

Un acercamiento, en la medida que nos permite la caja.
Clic para agrandar, es imperativo.

En la serie de televisión, Mutagen Man aún conservaba los rasgos marcados de su rostro (era una especie de Krang ojón) y el interior de su cuerpo solo mostraba mutagen verde (que necesitaba para vivir), mientras que el muñeco de Playmates fue un paso más allá y le dio una apariencia más espantosa y, en cierto modo, desagradable, lo cual es sorprendente para una figura de acción de 1990, cuando la industria de muñecos y figuras de acción empezaba a levantarse.

La caja con muñeco, por delante.

La caja por detrás, con todos los muñecos disponibles hasta ese momento.

Para empezar, el interior del sistema de apoyo vital contiene varios órganos: corazón, hígado, riñón, pulmones, intestinos, ojos y cerebro. Algo en que no había reparado antes es que, de hecho, tiene rostro, más bien es el esqueleto de su cráneo, encogido, del que se desprenden sus ojos saltones pintados de blanco con pupilas celestes. Me pude dar cuenta de esto al observarlo más de cerca, al tenerlo en mis manos. Vean la siguiente fotografía y comparen:

Si el cráneo hubiese sido blanco, habría sido la figura de acción por excelencia.

El sistema de apoyo vital se complementa con ciertos elementos metálicos (cuya función se desconoce) que van en las articulaciones. Sus manos y pies son propias de un monstruo. Asimismo, su cuerpo amarillo presenta varias desgarraduras que permiten ver los músculos. Al parecer Mutagen Man es una versión previa de la exhibición Bodies (que esa sí me parece desagradable) y todos los personajes que funcionan con un sistema de apoyo vital, ya sean cabezas flotando en frascos llenos de agua o líquidos conectados al cuerpo.

Qué asco, Bodies.

Viene con cuatro accesorios: mutagen machine gun (metralleta de mutagen), un tanque que se conecta en la espalda (que de seguro sirve para que el mutagen fluya por su interior), un cable que conecta el tanque con el tapón de su cabeza (pueden observar el tapón en la foto anterior, es rosado y está sobre su cabeza) y, como se lo llama en la caja, gooey garbage, que son ocho pedazos pequeños de basura (el esqueleto de un pez, una rebanada de pizza, una anguila, el corazón de una manzana, un hueso y una llave de tuercas). La función de estas basuritas se explicará en el siguiente párrafo. Solo adelanto algo: es genial.

Ya que los accesorios aún están dentro de la caja,
un detalle fotográfico no viene mal.

Uno de los puntos fuertes de Mutagen Man (como sino bastara con su diseño), y que hizo y hace las delicias de los coleccionistas, es que Playmates no se conformaba con lanzar al mercado una figura que no tuviera algo de novedoso. Un claro ejemplo de esto es Muckman (a quien puede apreciárselo aquí, en este post memorable), que expulsaba mutagen por la boca y abodomen. En el caso de Mutagen Man, lo más simpático es que ¡el sistema de apoyo vital se abre! Se quita la tapa de la cabeza, se introducen las ocho basuritas, se llena de agua (o mutagen, where available), se tapa nuevamente, se agita y listo: como una bola de nieve, la basura se remueve entre las víceras en el interior de Mutagen Man.

En la parte trasera de la caja se explica cómo funciona el sistema de apoyo vital.
Mutagen Man: predecesor de las bolas de nieve.


Como ya mencioné, Mutagen Man es nuevo de paquete (mint on case, en inglés) y me dan ganas de abrir la caja, sacarlo, mover sus articulaciones, verlo de cerca, cerquísima, llenarlo de agua, sacudirlo, percibir ese olor a juguete nuevo que tanto me ilusionaba en la niñez, olor que no he percibido hace más de 17 años. Sé que si la abro, ya no lo haría con esa excitación de la infancia, esa emoción casi torpe que obliga a destruir las cajas, pues ya se quedaron atrás los días de ábrase-juéguese-y-diviértase-inmediatamente, así que lo más obvio sería dejar la figura tal como está, mint on case, aunque me muera de ganas... ¿Debo abrirla?

Mutagen Man y Muckman son las dos únicas figuras de las Tortugas Ninja
que conservo en sus respectivas cajas, pero la segunda está abierta.


Clip and collect.

Mientras me decido, aquí les dejo un review de Mutagen Man hecho por la gente de Pop Culture Network, que servirá modo de consuelo: el review es buénisimo y explica muy bien todo lo que he hablado en este post. Vista obligatoria. Mientras tanto, abrirlo o no abrirlo, he ahí la cuestión.

viernes, 8 de julio de 2011

Más figuritas de DC Comics

Las seis últimas figuras.

Hace un par de meses hablé de las figuras de poliresina que están circulando, cada viernes, en cierto periódico de la capital (puede leerse esa entrada de Nixon Atómico haciendo clic aquí). Desde aquel entonces ya ha pasado algún tiempo y mi colección ha crecido (aunque no estoy muy orgulloso) y nuevos rostros se han incorporado a las filas que adornan mi biblioteca de mi estudio. Helos aquí:

Green Arrow: la última figura en circular. Tal vez la mejor de todas (hasta el momento). ¿Alguien nota una estupiez en la figura? Así es: el arco no tiene cuerda. Lo que sea por ahorrar costos, fascistas.

Robin: me agradó y soprendió que hayan escogido al tercer Robin, Tim Drake, para representar al sidekick del Caballero Oscuro. ¿Alguien nota otro ahorro de costos? No tiene el bo que se promociona con la figura (¿o lo perdí?): parece que estuviera sosteniendo una escoba invisible.

Mujer Maravilla (Wonder Woman): de lejos, la figura más horrible de toda la colección hasta el momento. Miren su cara: parece un travesti perdido en algún viaje con LSD. Una pena porque Diana es muy guapa.

Joker: no está mal, pero podría ser mejor. Se ve muy joven y lozano para mi gusto. Mi error: poner su rostro blanco en un fondo más blanco aún para la fotografía.

Linterna Verde: no está mal. Lo mejor es que la linterna se balancea en su mano, es decir, es independiente del molde principal de la figura.

Capitán Frío: simpático "esquimal", enemigo de Flash, que me recuerda, no sé por qué, a los helados Eskimo que vendían cuando era niño. Por su postura, es la figura más pequeña de todas.

¡DC United!

A medida que sigan circulando en la prensa, seguirán apareciendo aquí, en Nixon Atómico. Si no me equivoco faltan cuatro figuras, entre ellas la que más espero: Lex Luthor. Ojalá fueran hechas de metal y no de esa estúpida poliresina. No se puede pedir mucho por cinco dólares semanales.

lunes, 4 de julio de 2011

Slash, la tortuga malvada de la Dimensión X

¡Muere, maldita tortuga!

Cuando era niño, uno de los muñecos de las Tortugas Ninja que más me gustaba era Slash. Yo no lo tenía, un amigo sí: él tenía la suerte de tener una madre que le enviaba todas las novedades de las jugueterías de Estados Unidos. Alguna vez intenté cambiárselo por algún juguete mío, pero nunca accedió, lo único que pude conseguir fue el mazo para aplastar cráneos de tortugas (como se puede observar más abajo), que me dio como parte de pago por algún trueque que ya no recuerdo. Sin embargo, gracias a la magia de Internet y páginas como ebay, ahora tengo mi propio Slash. Yeah!

Slash de Playmates, por delante y por detrás. Simpático, ¿no?

Slash según la serie animada de finales de los ochenta.

Slash, versión de Archie Comics: mucho más parecido al juguete,
además de que era más escalofriante y siniestro.

Recuerdo el capítulo televisivo en el que apareció por primera vez: Bebop y Rocoso rocían con mutagen a una tortuga con la esperanza de que, una vez que se antropomorfice, les ayude a limpiar el tecnódromo, pero su creación, obsesionada con una pequeña palmerita que tenía en su acuario, se sale de control y destroza todo a su alrededor, incluyendo a las cuatro tortugas. Slash es un Frankesntein con caparazón espinoso. A pesar de que Slash era malo, simpaticé con él.


El comercial de 1990, con Slash, Triceraton, Mondo Gecko y Fugitoid.
Tanta emoción contenida en 30 segundos.

Dientes gruesos: una forma de reconocer que es de 1990.

Hombreras hechas de supuesta madera. Nótense las imperfecciones de la piel.

Este Slash pertenece a la serie de figuras que Playmates sacó en 1990 (una de las mejores series de muñecos de las Tortugas Ninja de todos los tiempos, según Nixon Atómico), así que ya tiene más de 21 años de fabricación. El observador atento notará que la figura está basada más en el Slash de los cómics que en el de la serie animada (que tenía mucho de Goofy). Este detalle, por cierto, es el que marcó a los juguetes de Playmates: mientras que en la serie animada se mostraban personajes dirigidos al público infantil, que tenían rasgos y comportamiento más infantiles, las figuras tenían un alto nivel de detalle (tomando en cuenta de que se trataban de juguetes de los ochenta) y un tono más sombrío. Slash es un buen ejemplo de esto.

Filosos cuchillos, como los de Destructor, en las manos.

Cinturón con la S invertida. Todo indica que es nuevo
(para la próxima, prometo limpiar las figuras antes de fotografiarlas).

Como la mayoría de tortugas, Slash apenas llega a los 10 centímetros de altura, tiene siete puntos de articulación (cuello, hombros, codos y piernas) y muchos detalles que lo convierten en pequeño Santo Grial para los amantes Playmates versión vintage. Para empezar, no hay una sola porción de su piel que no esté llena de marcas, cicatrices, granos y otras imperfecciones; su caparazón es una serie de figuras rectilíneas concéntricas bordeadas de espinos amarillos; rodillas y codos protegidos por peligrosos pinchos; además de que fue la primera tortuga que incluía cola...

Pinchos en la rodilla (y en los codos). Garras en los pies.

La primera tortuga que tuvo cola.
Slash viene con cuatro armas y un cinturón. Ahora bien, el cinturón plantea un dilema. Como se puede observar, es negro con una S invertida amarilla. El Slash de 1990 venía con un cinturón púrpura, con la S de un color muy similar. ¿Qué quiere decir esto? Aún estoy tratando de dilucidarlo, pues se plantean dos opciones. 1) Se trata de una figura que tiene un cinturón exclusivo, casi raro, que podría incrementar su valor en el mercado de ebay (por cierto, me costó alrededor de 15 dólares). 2) Se trata del cinturón negro que viene con Slash nuevo, uno que apareció, si no me equivoco, en 2009, para celebrar los 25 años de la Tortugas Ninja, cuando se "reimprimieron" nuevamente estas figuras clásicas con ligeros cambios (¡maldita sea, por qué no las compré cuando tuve la oportunidad!). Me decanto seriamente por la segunda alternativa: tengo el Slash viejo (la forma de sus dientes y su fecha de fabricación en el caparazón lo certifican) con cinturón nuevo. Sí, eso es. (ÚLTIMA HORA: en esta página acabo de encontrar una prueba de que el cinturón sí podría ser de 1990.)

De izquierda a derecha: psycho sai, razor-spiked gnarly knife, mutant mace y nasty nunchuku.

Slash, amenazante con sus armas (pobre montaje de Photoshop).

Como ya mencioné, viene con cuatro armas: psycho sai (sai), razor-spiked gnarly knife (cuchillo), mutant mace (mazo) y nasty nunchuku (chacos). Cada arma representa el opuesto maléfico de las armas que caracterizaban a las cuatro tortugas ninja: el sai psicótico contra Rafael, el cuchillo espinoso contra Leonardo, el mazo contra el bo de Donatello y los inmundos chacos contra los de Miguelángel. El sai es la única arma que se puede guardar en el cinturón.

No hay por qué ponerse grosero. ¡Solo quiero un aventón!

Como ya mencioné, costó alrededor de 15 dólares: si hubiese escogido una nueva, en su caja sin abrir (MOC), la tarifa más o menos se duplicaría. Por el momento, me conformo tal como está. Así he safisfecho un deseo de la infancia. Para finalizar, un video review de la gente de The Pop Culture Network, de su segmento Radical Retro Turtle Toy Talk, dedicado a las viejas tortuguitas de Playmates (estos tipos hacen muy buenos reviews de las Tortugas Ninja).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...