martes, 27 de noviembre de 2012

Pizzaface, la clase de cocinero que no sólo se conformaría con escupir en tu comida



Cuando era niño esta era una de las figuras que más deseaba, a pesar de que nunca lo vi en un solo episodio o en los cómics (que poco tenían que ver con los episodios de televisión). Me encantaba su diseño, el esculpido tan lleno de detalles repugnantes que a un niño de ocho años le atraen sobremanera. Este es Pizzaface de Playmates, de oleada de Tortugas Ninja que aparecieron en 1990 (que todo indica que está entre mis favoritas, pues ese año aparecieron Slash, Mutagen Man y MuckMan).

Vista posterior.
Vista delantera.
                   
Si no salió de los dibujos o del cómic, ¿es acaso solo una figura creada para vender? ¿Las grandes compañías hacen eso?

Seguramente lo que me impactaba a primera instancia en aquellos años era ver una figura con tantas "pendejaditas" que otros no tenían, por ejemplo, los muñecos de He-Man eran buenos pero demasiado planos a mi gusto, los Transformers eran increíbles pero apenas tuve uno solo en toda mi vida, sin contar con que nunca me cautivaron como lo hicieron las Tortugas Ninja. Supongo que la serie de los reptiles me fascinaba porque tenía implícita la idea de crear de la nada, de monstruos posibles, de vísceras, de creatividad... No sé si me explico bien. A mi defensa debo decir que cuando en la serie se creaba un nuevo mutante (como los expuestos arriba en el paréntesis), a mí me explotaba la cabeza y me iba directo a jugar, a dibujar, a escribir, a leer... 

Una bota rota.
La pierna derecha es una caja de pizza unida a un cortador.

Me pregunto cuánto de mis pasiones y aficiones actuales estará en deuda con estas figuras, incluso cuánto de mi vida en aquella época se forjó a base de admirar estas figuras. Cuando era niño, solía dibujar muñecos de papel, unos increíblemente buenos muñecos de papel, a los que una vez que creía terminados, los veía y les agregaba más detalles, pequeñitos detalles hasta que se convirtieran en lo que yo consideraba una pequeña obra de arte. No pasó mucho tiempo hasta que esa pasión se esparció en mi círculo social como el ébola y pronto todos nos dedicamos a dibujar muñecos de papel.

El delantal, además del cuchillo, está manchado de salsas.
En la parte trasera del delantal, coronado por un hermoso nudo, se aprecian: un salero, un cuchillo, una trampa de ratón con una tortuga bebé, etc.

 En aquel entonces no pude tener a Pizzaface, debía conformarme con dibujarlo o admirar el de un amigo, que tenía casi todas las figuras de esa época; creo que Pizzaface nunca vino a las tiendas de Quito. Tuvo que pasar casi 20 años para que lo pidiera por ebay y al fin pudiera ser mío. Sí, podría haberlo pedido antes, pero decidí esperar hasta que apareciera una oferta decente en precio y calidad: este Pizzaface no costó más de 20 dólares y vino completo y con el cartón de la caja.

El brazo izquierdo tiene un insecto; el derecho, un tatuaje que dice Mom dentro de un corazón atravesado por una flecha. 

El estatus de Pizzaface de la caja.

A riesgo de sonar repetitivo, hay que ver los detalles: su cuerpo está cubierto de cicatrices e insectos, pedazos de pizza, un tatuaje, restos de salsas, su ropa son andrajos... Si tan solo las figuras que se vendieron en masa fueran como las que se publicitan, esta figura sería increíble, pues cada uno de estos detallitos tendría su propio color y, a la larga, le daría un increíble aura a la figura; incluso no tiene el meñique de la mano izquierda, pero no se nota muy bien por la falta de color, que sí es notorio en el prototipo, de hecho, el  prototipo de Pizzaface tenía una cabeza sobre su cabeza: encontré una fotografía de cómo hubiera sido de no ser porque Playmates creyó que se pasaba de la raya.     

El prototipo de Pizzaface, con los colores donde deberían estar . Ojo con la cabecita asquerosa de  arriba, el dedo cortado y los demás detalles.


 Como todo buen juguete de los 80, el rostro es un estereotipo del cocinero italiano de pizza en Nueva York, con esos bigotes que para los gringos enseguida remiten a La Toscana o a Mario Bros; Pizzaface podría ser una especie de Mario Bros en drogas, arruinado después de que la Princesa lo dejara por Koopa. Mide unos 11 centímetros y tiene cinco puntos de articulación (cuello, brazos piernas), aunque esta figura tiene un truco: ya que no tiene pierna derecha, usa un cortador de pizza adherida a una caja de lo más insalubre (huesos de pescado, salsa, insecto, etc.); esta pierna falsa se desprende y pude usársela como arma, mientras que el arma, un cuchillo de carnicero, puede ponérselo en el lugar de la pierna. Como diría Eric Cartman: Sweet!    

Caja y cuchillo intercambiados.
Aparte de la pierna falsa y el cuchillo de carnicero, viene con tres accesorios: dos pizzas que puede arrojar haciendo presión en la mano (nótese que es la única tortuga ninja que tiene los dedos en disposición vertical): una pizza es de tortuga bebé y peperoni y la otra es de rata, huesos de pescado y estrellas ninja. El otro accesorio es una suerte de escudo que supera con creces al escudo de Aquiles: está compuesto por, digamos, una pizza aplastada, una daga, una granada, estrellas ninja, creo que una bala, etc. Una pequeña maravilla.  



Bueno, para terminar les dejo con tres bonus track que, para los interesados, serán interesantísimos: el primero es un video review de Pizzaface hecho por la gente de Pop Culture Network, quienes siempre saben de lo que hablan; el segundo bonus es una lista de las cinco tortugas ninja más perturbadoras de todos los tiempos, a cargo de Powet.tv, donde figura nuestro cocinero de Hell's Kitchen; y el tercer enlace es una lista de las 36 peores figuras de acción de todos los tiempos, hecho por la gente de Cracked: si bien no estoy de acuerdo con ellos, es un top bastante entretenido.




sábado, 24 de noviembre de 2012

Con Hot Toys de por medio, ¡cómo no creer en Harvey Dent!

You either die a hero or you live long enough to see yourself become the villain.
Al hablar de Hot Toys estamos hablando en palabras mayúsculas de fabricantes de figuras de acción. Es  un fabricante de coleccionables altamente detallados que, desde el año 2000, se ha convertido en la panacea universal de los coleccionistas alrededor del mundo, y sus precios, por supuesto, oscilan entre lo que pagarías por el Santo Grial y el Arca de la Alianza judía. Su centro de operaciones está en Hong Kong, China, donde se fabrican figuras a escala 1:6, salidas de la televisión, películas, videojuegos...

The Joker's just a mad dog. I want whoever let him off the leash.
 La figura en cuestión es Harvey Dent, alias Two-Face (Dos caras en español), salido directamente de la película The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008), conocida en español como El Caballero Oscuro, y se basa en la fisonomía del actor estadounidense Aaron Eckhart, quien interpretó a este personaje en aquel memorable filme.

It's not about what I want, it's about what's fair! 
Su escala 1:6, lo que equivale a 30 centímetros aproximadamente. Su ropa está hecha de tela, característica de Hot Toys, que se puede sacar. No he tenido la decencia de contar cuántos puntos de articulación tiene, pues tendría que quitarle toda la ropa, no obstante, vamos a concluir conque tiene muchísimos, de ahí que sea fully posable. Viene con dos levitas: la primera es la que se ve en las fotos, la de Two-Face, y la segunda es de Harvey Dent, es decir, sin manchas ni quemaduras. La ropa, por supuesto, es muy detallada: se agradece las pequeñas solapas que coronan cada bolsillo. La parte quemada, al igual que la corbata, está hecha de una especie de recubrimiento plástico sobre la tela.

The night is darkest just before the dawn. And I promise you, the dawn is coming.
Ya que la ropa se puede cambiar, lo mismo sucede con las manos y la cabeza para transformarlo totalmente en Harvey Dent: el juego de manos que se ve en las fotos está diseñado para sostener el revólver, en la mano derecha, que utiliza en la parte final de la película, mientras que la izquierda puede sostener la minúscula moneda desfigurada que usa para hacer justicia por medio del azar. La otra cabeza, que la conservo en la caja, es una fotocopia de Aaron Eckhart, casi podría decirse que es su hijo de cabeza reducida.

You thought we could be decent men in an indecent time. But you were wrong.
The world is cruel, and the only morality in a cruel world is chance.
Para continuar con los accesorios, debe mencionarse que el tambor del revólver se abre; además, viene otra moneda que no está desfigurada, un pin con el lema de campaña "I Belive in Harvey Dent" y, por supuesto un stand que contiene el nombre de la figura (como para permitir su exhibición en un museo) y un pequeño poste que sostiene a la figura desde la entrepierna. La caja es una monstruosidad: viene con una cubierta protectora que detalla las dos formas de la figura. Ahora gocemos con unas buenas fotografías de mi primer Hot Toys de la historia (espero que no sea el último):

 Why should I hide who I am?

 Unbiased, unprejudiced... fair.

Save it, Gordon. I want to meet him.

Tell your boy it's going to be all right, Gordon. Lie, like I lied.

 I am the Batman.

Think of all you could do with 18 months of clean streets.



Todas las excelentes fotografías, excepto las dos últimas (bastante tristes), son de mi amigo Jaime Villacís, quien las hizo de su propia voluntad para exigirme que retomara el blog, tan injustamente olvidado. Gracias a él, cuyo negocio de traducción e interpretación puede verse en este enlace.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Figuritas de The Dark Knight Rises



Es increíble cómo influye la luz del sol en las fotografías, sobre todo en los que no somos profesionales. En fin. Ha pasado demasiado tiempo desde mi última entrada en Nixon Atómico. Maldita sea. Bueno, aquí estoy de vuelta y espero que por tiempo indefinido. Ya que estoy probando este nuevo formato de Blogger, que aún no entiendo del todo, hago este pequeño post, precisamente, con dos pequeñas figuras: los muñecos que Mattel sacó para The Dark Knight Rises

Las figuras son bastante simples, sobre todo la de Bane. Se ve y se siente que fueron hechas en un solo molde, al punto que cuando tuvieron el producto final en sus manos, los ejecutivos de Mattel dijeron: "No, está muy simplón. Hagan los brazos y piernas independientes: eso enloquecerá a los compradores". El target de estas figuras son niños que destrozan todo lo que tocan, de ahí que Batman tenga miles de variantes con los trajes más ridículos posibles, sin contar con los vehículos que tampoco salieron en la película.

Las figuras no pasan de los 10 cm de altura y ninguna pasa de las tres gamas de colores. La más pobre es la de Bane, que parece un constructor latino indocumentado esperando por su paga. Por lo menos la capa de Batman es de tela. En fin. No hay que quejarse mucho, ya que de antemano se sabía el target de estas figuras. Mejor están las de Movie Masters, de Mattel mismo, que lucen en la sala de mi casa desde hace unos meses, de las que hablaré más adelante.

lunes, 23 de abril de 2012

Who Watches The Watchmencitos? (Una historia de amor y burocracia)

(Clic sobre las fotos para agrandarlas.)

No pude creer mi sorpresa cuando enconté en ebay las seis figuras de la película de Watchmen, en versión Kubrick, nuevas, cajas cerraditas, a solo 10 dólares. ¿Será un engaño? Eso parecía. Como tenía envío directo a este rincón sudamericano y no era excesivo, con la ayuda de una amiga, compré los dos box set. ¡Y llegó! Me hice con los seis personajes principales de Watchmen en versión Kubrick por solo 25 dólares, lo que es una ganga, ya que si se consiguieran en alguna tienda de por aquí, de seguro cada caja valdría más de 25 (los Mazinger Z Kubrick costó 45).


Los Watchmen de Snyder.

Lejos de lo que significa en mi vida, la influencia literaria que ha tenido en mí, la buena adaptación de Zack Snyder (aunque tenga muchos detractores que opinen lo contrario porque quieren estar de acuerdo con el seco e increíblemente talentoso de Alan Moore), una temporada de mi vida Watchmen significó una esperanza. Valga especificar que Planeta DeAgostini no tiene derechos de distribución de Watchmen en Latinoamérica (¿o Sudamérica o Ecuador?, no recuerdo bien), por lo que se puede hallar de todo sobre Watchmen, excepto la propia novela gráfica.


Corría mediados de 2009 y mi novia y yo teníamos pocos meses para luchar contra la burocracia y conseguir dinero para que yo fuera a vivir y estudiar a Barcelona, donde ella estaba cursando un máster. Me prometí a mí mismo que lo primero que haría al llegar a Barcelona sería comprar Watchmen. Entonces la novela de Moore y Gibbons se conviritió en una especie de trofeo de lo que simbolizaba todo el esfuerzo y las ganas de vivir con mi novia en un continente nuevo.

The comedian.
Seis puntos de articulación.
Cigarro en la boca.
Las pistolas se guardan en el cinturón.


La tarea no nos resultó fácil: primero habría que luchar con el Instituto que Presta Dinero a Aquellos que No Tienen y Quieren Estudiar (IPDANTQE). ¿Cuánto dinero necesitaremos para vivir un año en Barcelona y pagar mis estudios? Pensamos unos 20.000 dólares, pero esa cantidad de dinero requería de trámites hipotecarios que demorarían, al menos, dos meses. Dead End. Nos decidimos por un préstamo de 10.000, que era rápido y eficaz. Para el resto ya nos las apañaríamos como pudiéramos. Por supuesto, para que nos dineran esos 10.000 tuvimos que sacar una infinidad de papeles, y para esos papeles, más papeles. Hay que decir que el IPDANTQE se portó muy bien.
The Comedian se burlaba de mí y mis trámites.

Rorscharch.
Cinco puntos de articulación.
Sombrero desprendible.
Accesorio: pistola (es que usa para escalar).


Debo decir que la reducción del presupuesto se suplió con la ayuda de mi padre, su beca me pagó el pasaje de avión, quien, además, me pagó infinidad de cosas, sin mencionar que me apadrinó de nuevo para que todos los préstamos y demás trámites contaran con su aval. También teníamos el sueldo de mi novia. Entre ambos ya podríamos vivir en Barcelona, pobres pero felices, como Hemingway con su esposa en el París de los veinte.
Rorscharch anotaba en su diario mi preocupación.

Ozymandias.
Seis puntos de articulación.
Uno de los mejores villanos jamás creados.


Mientras luchábamos contra la financiación, peleábamos contra el consulado. Sacando los papeles que se necesitaban, que eran muchos, y para esos papeles, más papeles. Papeleception. Luego luchamos contra los desánimos, pues se sabía de casos de gente a la que le negaban la visa. Uno pensaba que esa sería su situación. La tragedia venía de ya tener financiación y estar aceptado en la universidad, es decir, tener todo para irse, pero que de pronto un papel en el pasaporte (más bien la ausencia de él) te dijera que no. ¡Y no tiene idea cómo sufrimos por un documento notariado de algún residente en Barcelona que dijera que me iba a acoger y alimentar en su casa!
Ozymandias me refregaba en la cara su pasaporte rojo.

Dr. Manhattan.
Seis puntos de articulación.
Cuerpo azul traslúcido, diáfano.
Versión censurada (con calzón negro).

Porque, entonces, ¿qué sería de nosotros? Lo más probable es que nos hubiéramos separado, ya que ella tenía que regresar a Barcelona, con o sin mí, y yo nunca he creído en las relaciones a larga distancia. Era preocupante: sobre todo porque la cita en el consulado era cerca de la fecha del viaje. Cuando fui a la cita, me dijeron que volviera en una semana, que no tenían respuesta. Eso era lo peor: no saber si sí o si no.
Dr. Manhattan ya sabía si viajaría o no, pero no me lo decía.

Silk Spectre II.
Seis puntos de articulación.
Como Ozymandias, se saca el cabello.
Versión travesti.


Fui a la segunda cita y la misma respuesta: aún no hay respuesta. Vuelva la próxima semana, precisamente el día antes de viajar: el día que ella se iba y, en teoría, yo tenía reservado mi pasaje en avión. ¿Qué pasaría si me decían que no el día anterior a su partida? Ni siquiera habíamos tenido tiempo para pasarla bien juntos, porque la pasamos entre papeles, escenarios imposibles, sufrimientos burocráticos. No sería capaz de ir a despedirla al aeropuerto sabiendo que yo debería estar en ese avión a su lado.
Silk Spectre II se encogía de hombros, desde la portada de la novela.

Nite Owl.
Cinco puntos de articulación.
Se le cae la cabeza.


Como Indiana Jones, dimos un salto de fe. Ella (creo que antes de la primera cita en el consulado) había aplazado el regreso a Barcelona. Yo, en cambio, había dejado mi departamento y había vuelto a la casa de mi madre. Si nada resultaba bien, incluso, me quedaría en casa de mi madre (los independientes ya sabrán cómo se siente volver adonde los padres), sin trabajo, pobre por tanto dinero botado, etc., etc. Fui a la tercera cita en el consulado y ella lloró cuando salí alzando la visa en mi pasaporte. Lloró en medio de la calle. Mi padre nos recogió y fuimos a comprar los pasajes de avión, a hacer maletas, despedirnos, calmarnos un poco...
Nite Owl: "Te habría llevado en Archie, si querías".


Al siguiente día viajamos a Barcelona. Nos tomó como tres meses (en realidad fue un año) preparar el viaje, que incluyó la lucha contra la burocracia y los elementos. Solo aquellos que han hecho esta clase de trámites (aún sin la presión de perder a su novia) saben a lo que me refiero. Una vez en Barcelona fuimos tan felices como Hemignway y su esposa en París. Uno de esos días fuimos al Fnac y compré la novela gráfica. En la portada, la carita feliz amarilla me sonreía por nuestro triunfo. Su mancha de sangre era mi sudor de sangre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...